Noticias


Bookmark and Share

Dermatólogos desaconsejan uso de geles desinfectantes caseros

La pandemia del coronavirus ha causado un desabastecimiento generalizado en farmacias y supermercados de alcohol y geles antibacteriales, llevando a una popularización de las “recetas” para elaborar versiones caseras de este producto, que pueden producir efectos adversos en la piel o simplemente no ser eficaces, de acuerdo con voceros de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

El dermatólogo Antonio Clemente Ruíz de Almirón, vocero de dicha organización, explica que se han difundido “recetas y fórmulas, por ejemplo, de aceite de árbol del té, combinaciones de herboristería con mezclas extrañas, entre otras, cuya eficacia es muchísimo más que dudosa”, apunta Ruíz de Almirón.

Las organizaciones sanitarias como los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, subrayan que para que los geles desinfectantes sean efectivos deben contener una concentración mínima del 60% de alcohol.

El profesional de la salud expresa que la mejor forma de protección contra el coronavirus es el lavado frecuente de manos con agua y jabón, durante al menos 20 segundos, pues como ya se ha dicho en distintos medios de comunicación, el coronavirus posee una capa lipídica y es “relativamente sensible a los desinfectantes habituales”, aclara Ruíz y enfatiza que “el uso de gel desinfectante debe ser solo una opción cuando no se cuenta con agua y jabón”.

“Algo que hemos comentado mucho los dermatólogos es que, en general, el principal problema de los geles hidroalcohólicos o el lavado de manos continuo es que favorece que la piel se reseque, se agriete y que personas que tienen piel un poco más sensible o piel atópica pueden tener más tendencia a una dermatitis irritativa”, por lo que el profesional recomienda el uso, aparte del lavado, de crema hidratante en abundancia para evitar la resequedad.

El CDC recuerda las recomendaciones sobre el lavado de manos en cinco pasos:

1. Mojarse las manos con agua corriente limpia (tibia o fría), cerrar el grifo y enjabonarse con suficiente jabón.

2. Frotar las manos con el jabón hasta que haga espuma. Frotar la espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.

3. Estregar las manos durante al menos 20 segundos.

4. Enjuagar bien con agua corriente limpia.

5. Secarlas con una toalla limpia o al aire.

Fuente: BBC Mundo.